martes, 14 de enero de 2014

Me gusta Goethe

" Me encuentro en un estado que debe parecerse a los desgraciados que antiguamente se creian poseídos por un espíritu maligno "
O quizás eso no se parece en nada a lo que siento, estaré poseída por la vida. Una vida donde los sentimientos salen de mis cabellos para caer en otro cuerpo, un cuerpo,  un ser que me piensa, que me observa, que me tiene. En su ahora, en su día, en su ayer.
La sangre que corre por mis venas esta viva, caliente, la que aparece en mis mejillas al sentir su mirada, al ver esa sonrisa, al sentir su respiración cerca mío.
Es una cuestión tan biológica, tan fisiológica, pero tan de otro mundo, de otro ser, pero es mi ser. Es una sensación casi mágica.
Es como acariciar a un unicornio, sentir su bondad, su amor al mundo.
Es como cuando llueve, pero lo vives desde la ventana, desde la comodidad, desde el cafe que esta en tus manos, sientes el aroma de los granos y te transportan automáticamente a un mundo de comodidad, satisfacción, felicidad, por alguna razón, todo alrededor se desvanece, y estas tu, solo tu.